lunes, 26 de junio de 2017

Encajáis


En ocasiones los embates

que nos otorga el camino,

hace que tras ellos, algunas personas

se encuentren desplazadas

al contemplar el devenir de los demás.

Caminan con desgana en el corazón

pensando que la culpa es de ellas,

y eso… no es cierto.

Sienten que sus esperanzas

se difuminan encerradas

en algún sitio desconocido.

Intentan contra corriente

encontrar  esa llave liberadora

la cual junto a sus sueños

y a ese invisible coraje

que sin ser ellas conscientes

les acompaña cada día.

Se refugian en sus soledades

con inventadas armaduras

que las hagan invisibles

ya que creen que no son

parte de ningún mundo,

y eso… no es cierto.

En ellas (en vosotras),

existen de siempre

los colores primarios

con los que podéis inventar

la tonalidad necesaria

para que sin ninguna duda

encajéis donde vuestros pasos

os lleven, aunque sea despacio.

¡Vosotras encajáis!

Tenéis el azul del firmamento

para que vuestros sueños

no tengan medida,

el rojo para que la energía

corra por vuestro cuerpo de barro,

el amarillo para que brilléis

y podáis transmitir la calidez

que en vuestro interior

lucha por fluir

ayudando a las frías piedras

a emanar calor de hogar.

Escondido está el color blanco,

el que es vuestra conciencia;

no lo cubráis, pues os ayudará

a despejar los espacios oscuros.

¡Vosotras encajáis!

De eso nadie tiene duda.

Entonces,

¿por qué dudáis vosotras?
El primer dibujo.
El dibujo final.

Aquí estamos algunos de los amigos con las camisetas pintadas a mano.