martes, 28 de octubre de 2014

Un día completo

Un día completo
es cuando te veo.
Tengo la fortuna
de que sea casi a diario,
te busco entre clases
cuando no coincidimos.
Un día completo
es cuando te veo,
aquel fin de semana
que te acercas a la biblioteca
donde sabes que tu asiento
está guardado junto al mío,
la luz se vuelve más diáfana
y los colores suben su intensidad.
Un día completo
es cuando te veo,
me gusta tu sonrisa,
el brillo profundo de tus ojos
en los cuales me internaría
navegando en el océano
de tus sentimientos,
sin brújula, sin remos,
tan sólo me dejaría llevar.
Un día completo
es cuando te veo,
pero hoy es mucho más,
hoy es completo
a punto de desbordarse,
ya que he desatado
el amarre de mi timidez,
algo que tu esperabas,
y por fin, hoy,
te he dicho al verte
lo que siento.