martes, 12 de septiembre de 2017

Deseé quedarme

Fui una gota de aquel riachuelo
de montaña en el que te bañaste.
Mientras corría por tu piel sentí
el calor y la vida que hay en ti.
Deseé quedarme para siempre
dando frescor a tu cuerpo,
y yo, en mi imprevisto egoísmo
deseé quedarme en ese refugio
que desconocía hasta ese momento.
Cómo me hubiera gustado
poder alargar el tiempo
permaneciendo completa
entre tus senderos,
aun así una parte se coló
entre tus perfectos poros,
pero la otra parte,
se desvaneció con la brisa
mientras cantaba:
Hubiera vivido contigo
al igual que una estrella
en el mismo cielo.