viernes, 19 de agosto de 2016

Pincelada

A veces, tras leer poemas de poetas que ya no están entre nosotros se produce una latente pincelada, que sin ser consciente de ello, da color a algunos de mis versos, emerge como una brisa que refresca el concierto de las palabras.
Os dejo este poema del libro Canciones de los Mares de las Perlas y espero que podáis saber quién era el poeta que leía en los días previos a escribirlo.


La tormenta que viene


Las nubes se acercaban

cerrando el cielo

como un el telón

de un viejo teatro.

¡Corre niña!

¡Avisa a los demás!

¡Que tendréis que guareceros!

Son nubes de esponjas negras,

con piedrecitas en los bolsillos

de las tinas de agua.

¡Niña deja de jugar!

La cortina oscurece

las copas de los árboles,

su sombra adelanta la noche

con espanto para la claridad

que calladamente desaparece.

¡Ay niña!

¡Qué testaruda eres!

Los truenos te harán temblar

mientras buscas refugio,

el agua caerá

desde más de mil surtidores

conectados como los mares,

tus zapatos se estropearán,

al igual que tu risas,

de nada servirán

tus lágrimas desconsoladas

por no haber hecho caso

al escuchar este viento agitado.