viernes, 28 de marzo de 2014

Cambio

Aquella criatura se encaminó hacia un punto concreto. Algo en ella le impulsaba a dar ese paso, sabía que debía realizarlo, no obstante iba algo afligida, debía de abandonar el mundo que conocía para progresar, era su primera vez. 
Al momento vio cómo otros semejantes se dirigían al mismo sitio que él. Debido a la aglomeración, su paso era más lento y comprobó que las demás criaturas avanzaban con actitud seria. Pero la que había a su lado iba sonriente, con lo que se sorprendió y sintió curiosidad.
 -¿Cómo es que vas tan feliz?- le preguntó.
 -Porque ésta es la última vez que bajo a ese mundo, estaré completa cuando acabe. 
-Pues es mi primera vez-le replicó la criatura novata-¿Puedes explicarme alguna cosa?
-Intentaré hacerte un resumen. La finalidad de esto es que experimentemos para conocernos, cómo nos comportamos en la abundancia, cómo somos en la escasez, cómo nos sentimos en la opresión, cómo dirigimos cuando estamos en puestos relevantes… 
-¿Todo esto me va a pasar a mí? 
-Sí, pero, dependiendo de tu comportamiento habrá situaciones que serán efímeras. Cuanto antes las asimiles, antes pasarás a la siguiente etapa. 
-¿Me dará tiempo en este viaje? 
-Es difícil en una sola etapa. A veces te identificas tanto con la situación que no quieres cambiar, con lo que no avanzas. 
-Intentaré recordarlo. 
-Ja, já. 
-¿De qué te ríes? 
-Cuando llegamos abajo no nos acordamos de nada, nuestra memoria está bloqueada. 
-¿Cómo puede ser? 
-Después del centro de control, tomamos uno de los divanes, el cual nos llevará a nuestro destino, pero el recorrido es largo, en ese intervalo nuestros recuerdos se olvidan y cuando ocurre comenzamos a aprender todo. No sabemos hablar, ni movernos, hay un comienzo a partir de cero, nuestro pensamiento está vacío, somos básicos. A la vez que maduramos vamos tomando conciencia de nosotros y del entorno. 
El punto de control comenzó a ser visible, se estaban acercando. 
-En el punto te preguntarán qué quieres hacer. 
-No lo sé. ¿Qué se hace? 
-Hay dos opciones. Lo que está escrito, que es todas las situaciones que te he referido o sólo una estancia tranquila. 
-¿Qué es lo de tranquila?
-Estás de observador, no participas en nada que sea interesante, estarás en una situación tranquila, sin cambios bruscos. No tendrás opción a superar nada, no habrá acción, ni pasión.
Sin darse cuenta llegaron al control. 
Dos seres les recibieron amablemente. Tras las presentaciones conversaron.
-¿Qué deseas hacer?- le preguntó uno de los seres a la criatura novata. 
-Aquello que está escrito- contestó firmemente. 
-Pasa y acomódate en el diván. 
Un diván surgió de la nada y se posó delante de la criatura, ella al verlo se sentó en el diván, el cual comenzó a desplazarse suavemente, alejándose de aquel lugar.
El ser sonrió a la criatura que quedaba. 
-¿Estás preparada?- le preguntó. 
-Eso espero, pues lo que me queda por aprender es formar una familia. 
-Seguro que lo harás bien. Has aprendido paciencia, ternura, comprensión, eres fiel a tus principios. En ti está todo lo necesario para que finalices con éxito esta prueba. 
-¿Y luego qué?- preguntó riendo. 
-Nos ayudarás aquí o abajo, depende de las necesidades. 
Un diván se posó delante de ella. Dio las gracias a los seres, los cuales le desearon que tuviera un buen progreso. 
Se subió al diván pensando que en breve no recordaría la paz y el amor que en ese momento sentía mientras allí montada, se alejaba de su hogar.