viernes, 9 de mayo de 2014

Canción de un navegante

Hasta ahora era un navegante,
un marino que se perdía en el océano,
un errante sin puerto conocido.

Ahora no quiero navegar,
no más de media jornada,
al atardecer he de regresar.

Quiero ver junto a ti
como se iza la luna,
ver temblar las estrellas.
Tiemblan de soledad,
deliran de asombro,
deliran de alegría al vernos.

Quiero ver nacer el sol,
quiero verlo al despertar,
sabiendo que tú estás junto a mí.
Nace para iluminarnos,
nace para que brilles,
nace para reconfortarnos.

No quiero fondear
en ninguna otra bahía.
No quiero balancearme
en intratables olas.

No quiero atravesar
ninguna otra resaca
que no sea la de tu costa.