viernes, 9 de mayo de 2014

Fragmento de DUDAS INESPERADAS.

Releyó lo que había encontrado concerniente al destino, trataba de ver algo lógico en lo que le pasaba. Recordó el sexo con Sara, pero no estaba seguro de lo que había sido, ¿realmente fue sexo? O fue un reflejo, una continuación del amor que sintió y que seguía experimentando asediándole.
Escribió en el buscador: pareja destino.
Salieron innumerables resultados, comenzó a entrar y a leer cada apartado. Con lo que al cabo de una hora no solamente no había avanzado, sino que además hubo de buscar más información relacionada, por ejemplo: karma, pareja de gemelos (o almas gemelas) y parejas complementarias.
La pareja complementaria es una pareja de crecimiento, tienen el mismo nivel evolutivo. Se complementan a la perfección, de ahí su nombre. Aunque pueden tener los mismos problemas y discusiones que otras parejas, están de acuerdo de conceptos básicos. Al igual que las almas gemelas son parejas ideales. Son de sexo opuesto.
En cuanto a las parejas de karma, vio que no coincidía en absoluto ni con Marie ni con Sara, ya que son parejas predestinadas a ayudarse para aprender con sufrimiento, sin lograr un entendimiento ya que no están en el mismo nivel evolutivo, aunque en un apartado leyó que si son capaces de igualarse pasarían a ser parejas que se complementan.
En cuanto a las almas gemelas, la definición que escribió y que más le dio que pensar fue la de que son seres muy parecidos en cuanto a su personalidad, que no es imposible encontrarse, pero tampoco es fácil. Deben coincidir en el nivel de evolución y ser de sexos diferentes.
Había innumerables entradas concernientes a ‘almas gemelas’, la mayoría eran literarias, con un ideal de amor pleno y fantástico, pero encontró una entrada que le hizo pensar. Decía que si se encuentran dos almas gemelas ya nada será igual para ellos, anhelaran estar juntos sistemáticamente, sin tregua, pudiendo llegar a enfermar de tristeza si no lo consiguen.