lunes, 11 de marzo de 2013

El talismán con estrella

El día era lluvioso, la humedad que provocaba nos envolvía a todos y a todo. Aquella mañana tenía que haber limpiado todos los cristales del establecimiento, pero con la lluvia mejor era aplazarlo, bastante tenía con el suelo. A la entrada coloqué cartones y hacían de secantes con los zapatos de los clientes, también me ayudaban con el agua que caía de los paraguas, para los cuales instalé varios cubos, así los clientes los podían depositar y el resto del suelo, salvo la entrada podía estar más o menos decente.
Había dos encargadas que se turnaban sus horarios cada mes, este mes le tocaba a Andrea, era una mujer de unos treinta y seis años, estaba casada y tenía una hija, cuidaba mucho su alimentación, eso lo hacía para poder seguir sintiéndose joven y disfrutaba cuando sus amigas le comentaban lo bien que se la veía. Le gustaba la adulación, si quería yo salir antes, sólo tenía que hacer referencia a lo bien que la veía, o qué bien le sentaba cualquier ropa que llevase. Su función aparte de ser la responsable de la cafetería, era encargarse de la caja y de ayudar en la cocina o a mí, que principalmente servía las mesas y las recogía.
La cafetería tenía muy buena aceptación, era un local limpio, agradable y por las mañanas (que era mi turno) servíamos excelentes bocadillos, pastas del día (que hacía un pastelero muy bueno), buenos cafés con leche y zumos de naranja  recién exprimidos.
En la cocina se encontraba Leonor, una mujer que había pasado los cuarenta y a la que el ir a trabajar le suponía una válvula de escape de su casa, también estaba casada y tenía dos hijas.
El horario que yo hacía era de siete y media de la mañana hasta las doce y media. Trabajaba media jornada de lunes a viernes y por la tarde iba a la universidad a estudiar, estaba haciendo económicas, pero tal y como estaba la situación a veces me daban ganas de cambiar de carrera, últimamente los economistas no gozaban de las simpatías de la gente, aunque yo los defendía diciendo que todo este embrollo lo habían organizado bancos que habían estafado vendiendo productos basura y que los políticos no habían depurado responsabilidades, llevando ante la justicia a todos los que se habían aprovechado del desbarajuste económico para enriquecerse. Tampoco podía explicar más, estaba en segundo año de económicas.
La mayoría de los clientes eran habituales, cerca teníamos un complejo de despachos y oficinas, con lo cual la afluencia de público estaba garantizada y además se añadía que la calidad de los productos estaba por encima de los precios.
Aquella mañana ‘mis compañeras’ estaban bastante silenciosas, como era lunes, al principio pensé que era debido a eso, pero ya estábamos rondando las once y seguían igual, a esta hora más o menos tenemos un breve descanso de clientes, es cuando nos dedicamos a charlar mientras repasábamos que todo estuviera preparado para las siguientes ‘avalanchas’.
-Leonor, te preparo un café con leche.
-Sí, gracias Pablo.
-Andrea, te preparo a ti también.
-Sí, así termino de colocar estas tazas ya limpias.
Les preparé dos cafés con leche como a ellas les gustaba, con sacarina y con la leche tibia para Leonor y muy caliente para Andrea, la leche que empleaba en ambas era desnatada.
Me disponía a comentarles lo rápido que pasa el fin de semana e intentar sonsacarles el porqué de su mutismo, cuando entró una joven habitual del bar, se llamaba Sonia, tenía dos años menos que yo y trabaja en una tienda cercana de telecomunicaciones, eran distribuidores y representantes de una conocida marca de móviles. No sabía qué carrera quería estudiar y mientras se decidía su padre la colocó en la tienda, era su jefe. Teníamos muy buenas conversaciones y algún que otro sábado pasaba a verla, no podía aspirar a más de momento, siempre estaba rodeada de amigos y en particular había uno que siempre estaba rondando la tienda, no me dejaba acercarme sin que se interpusiera, todos mis intentos de ir con ella al cine al teatro o a bailar habían sido infructuosos. Por lo que aparqué mi deseo de conocerla mejor y me dedicaba a estudiar con mayor anhelo para quitarme su rostro de mi pensamiento.
-Hola Sonia, buenos días, ¿lo de siempre?
-Hola Pablo, hoy me puedes sorprender, tráeme lo que te parezca mejor, aún no he desayunado nada. Me he discutido con mi padre recién levantada y no me apetecía nada.
-Pues vaya lunes lleváis todas las mujeres que hoy tengo a  mi  alrededor.
Le preparé un zumo de naranja, le puse un croissant con una pastilla de mantequilla y un envase individual de mermelada de naranja, con eso creo que le levantaría el ánimo y se alimentaría.
Cuando estaba casi acabando me miró y yo me acerqué.
-¿Mejor ahora?, las penas con pan son menores, eso dicen.
-Sí, estoy de mis padres y de mis amigos, sobre todo de Carlos, hasta las narices, por decir algo amable.
El tal Carlos era el amigo suyo que siempre se interponía, yo también estaba hasta las narices (por decir algo amable), pero también era consciente de que si estaba por el medio era porque ella le había dado esa libertad.
-¿Qué haces el miércoles?- me preguntó.
-Lo normal, estudiar, tengo sólo una clase, pero tampoco es transcendente.
-Me gustaría pasar una tarde contigo y olvidarme de todo por un momento.
-Bueno, podemos pasear y charlar, pero no soy ningún hipnotizador, cuando acabe la tarde volverás a tu realidad.
Se rió y quedamos en un centro comercial, donde si seguíamos con el mal tiempo no estaríamos a la intemperie.
El miércoles a las cuatro de la tarde estaba en el vestíbulo del centro comercial y al momento llegó ella. Nos saludamos y comenzamos a caminar viendo las tiendas.
-Hace ya bastantes sábados que no pasas a verme.
-Es normal, tienes a tu amigo de cancerbero que no me deja acercarme a ti y además siempre estás ocupada con tus amigos, por lo que estoy dedicándome a mis estudios. Tampoco me apetece estar en el grupo de admiradores tuyos.
-Eres diferente de mis amigos, tú no me agobias, has visto que no puedes estar conmigo y simplemente te has alejado.
-La razón tiene que predominar sobre los sentimientos.
-Pero a veces te he dicho que todos íbamos a ir a una discoteca o a algún sitio en concreto y que te unieras y sin embargo no has ido.
-Son tus amigos, no los míos y además llevas escolta. Por cierto ¿ya has arreglado las cosas con tu padre?
-No mucho, quiere que elija la carrera que él desea y todavía no sé cual es la más idónea para mí. Magisterio, empresariales, yo que sé.
-Supongo que lo que desea es que te centres en algo. Hay algún que otro test para saber tu perfil y en qué estudio puedes encajar mejor, es una orientación.
-Se nota que haces económicas, ya ha salido tu parte racional.
-Posiblemente, pero lo que te estoy diciendo, te lo digo como amigo, yo no te voy a obligar a nada, tan sólo te comento lo que creo que te puede ayudar.
-Tienes razón, gracias. Mi madre hasta ha ido a una mujer que tiene videncias para saber qué me pasa y le ha dicho que me tiene que proteger, al parecer alguien está intentando gafarme, mal de ojo creo que se dice. O sea que si sabes algún remedio que me proteja no dudes en dármelo.
-Pues sí que los tienes preocupados.
-Ni te lo imaginas, la semana pasada me hicieron análisis y estoy con niveles preocupantes de hierro y de glóbulos rojos. No duermo bien y estoy estas últimas semanas cansada y tristona, no tengo hambre y de vez en cuando me duele la cabeza o el estómago o las dos cosas.
Sonia era una chica que atraía las miradas, su físico era casi perfecto, además solía llevar ropa que realzaba sus encantos, rubia, con ojos azules, ¿quién no la iba a mirar?, por eso tenía tantos ‘admiradores’ siempre cercanos a ella.
-Yo creo que esto que me está pasando me lo ha mandado alguna mujer, apenas tengo amigas, todas terminan enfadadas conmigo, les molesta que los chicos se fijen en mí y que a ellas las ignoren, sólo tengo amigos varones, ¿te lo puedes creer?
-Te creo, supongo que tú tampoco pones mucho de tu parte.
-¿Qué quieres que haga?
-Bueno, intentar no ser el centro de atención, no tontear con todos, dar más protagonismo a la amiga que vaya contigo. Ya sabes a que me refiero.
-Pero es que lo hago sin darme cuenta, y tampoco tonteo, soy amable, escucho lo que me dicen y procuro ser simpática.
-Seguro que te excedes en tu simpatía o en tu amabilidad, vamos, sino de qué vas a tener tantos moscones a tu alrededor, y es porque les das esperanza de que pueden ir a más.
-Puede ser, pero es que no quiero estar atada a nada ni a nadie, y quiero pasármelo bien sin tener ninguna responsabilidad.
-Está bien, pero esto mismo se lo puedes decir a tus aduladores.
-Necesito tomar algo, estoy débil, hoy apenas he comido.
La cogí de la mano y fuimos a un pequeño bar que había en un  pasillo. Se tomó un bikini con un refresco de cola.
-Ahora me siento mejor, gracias. El médico me ha recetado vitaminas y hierro, pero por lo que veo, no me está haciendo el efecto deseado.
-De un día para otro no suben los niveles, espera unas semanas, que verás cómo te recuperas. En cuanto al otro tema, indagaré la manera de ayudarte, desde siempre la humanidad ha fabricado amuletos y talismanes para atraer suerte, protección y muchos otros conceptos. He tenido una asignatura optativa de Sociología y he visto este tema.
Continuamos charlando y cuando nos dimos cuenta ya era hora de irnos, concretamos en vernos el miércoles siguiente y nos despedimos.
De vuelta a casa, fui recordando los dibujos y símbolos que más me parecían apropiados para Sonia, algunos de ellos los había visto en tenderetes y en tiendas, también recordaba que había minerales con los que habían hecho collares y decían cual era para cada signo del zodíaco y qué propiedades tenían.
Al llegar a casa, comencé a buscar cómo tenía que ser el talismán de protección, encontré varios (en internet, en este y en casi todos los temas podías encontrar abundante información), me decanté por uno que me pareció el más adecuado. Ahora sólo tenía que ir a comprarlo o fabricarlo yo, había leído que cuando alguien lo hace personalmente, el talismán adquiere un valor añadido, le añades tu deseo, tu voluntad de que funcione para lo que lo creas.
Ahora sólo tenía que escribir la relación de lo que necesitaba, tenía una ayuda exterior, un amigo trabajaba con su padre en un pequeño taller que repasaba láminas metálicas, matrices y moldes, siempre tenían trabajo y muchos sábados estaban en el taller.
Lo llamé por teléfono y después de un rato de charlar de nuestras cosas y de algunos chismes de otros amigos, le expliqué mi proyecto, al principio se rió, pero le pareció interesante y me dijo que el sábado tenía que terminar un trabajo y que estaría en el taller, también añadió que disponía de todo tipo de herramientas y que iba a ser ‘pan comido’ así quedamos para el sábado por la mañana.
Cuando hice la relación de los materiales que necesitaba, me di cuenta que lo único tenía que llevar al taller era madera para confeccionar el molde y el metal necesario para la fabricación del talismán.
La madera no era ningún problema, la primavera pasada había estado por la montaña y me había traído un trozo de tronco que usaba de pisapapeles y en cuanto al metal también lo tenía resuelto, unos amigos habían ido a trabajar unos meses a un país del centro de Europa y me habían regalado bastantes monedas de diez céntimos, eran las que no pudieron cambiar, estas monedas habían sido fabricadas con cobre y cinc, con lo cual me pareció apropiado fundirlas para hacer el talismán.
Esta aleación de cobre y cinc, más conocida por cuproníquel, tiene la ventaja de que no le daña el agua del mar, por eso muchas de las piezas de barcos se fabrican con esta aleación, yo la encontré afín a mis propósitos, así no se estropearía con la sudoración al estar en contacto con la piel.
Leyendo más sobre estos metales, me sorprendió el hecho de que el cobre era el tercer metal más utilizado en el mundo, por detrás del hierro y del aluminio. También que la demanda del cobre es superior a la oferta y que cada año hay déficit de las existencias necesarias sobre todo en las industrias relacionadas con la electricidad, las telecomunicaciones, medios de transporte, terrestres y marítimos, y todo ello por su alta conductividad térmica y su resistencia a la corrosión, por eso también muchas monedas están hechas de esta aleación, que tienen un color plateado.
Tal y cómo había quedado con mi amigo Anton, me presenté en el taller cerca de las doce de la mañana, él ya llevaba allí varias horas y su labor de aquel día estaba cercana a concluir, con lo que a mí me iba muy bien, ya que así podría ayudarme.
Le mostré la madera y le expliqué que la había traído de la montaña, era parte de un tronco de árbol, que debieron cortar al limpiar aquel pequeño bosque de dónde lo cogí.
Como iba a ser el molde para una pieza circular, lo colocamos debajo de una taladradora que tenía cogida en una mesa, tenía una palanca que subía y bajaba la taladradora. Cambiamos el taladro y pusimos uno circular para madera, su diámetro era de unos tres centímetros.
No quería que fuera muy profundo para que el talismán no pesase en exceso, por lo que al bajar la taladradora fui con cuidado de no pasarme.
Tras la comprobación de que el grosor era el adecuado y con la ayuda de un buril, dibujé una letra ‘A’ cogida al borde del círculo, de esta manera se podía poner un pequeño eslabón para pasar una cadena.
El taller de mi amigo Anton era increíble, tenía de todo, despejó una parte de la mesa y puso encima de ella una especie de vaso grande, parecido a un mortero, me dijo que era un crisol que a veces lo utilizaban para fundir algún metal, colocó debajo del crisol  unas maderas para no calentar la mesa, yo metí las monedas (unas ocho), mi amigo cogió el soplete y les aplicó la llama. Comenzaron a fundirse y cuando no quedó nada sólido, agarró unas tenazas muy grandes con las que cogió el crisol, lo acercó a la madera y volcó parte del metal fundido en el molde, dejó que el metal rellenara todo el espacio, incluido el enganche para la cadena, dejó el crisol en su sitio con algo de metal fundido en su interior.
-Vamos a tomar una cerveza, tú pagas-, me dijo mientras se quitaba los gruesos guantes que se había puesto para protegerse.
Al final nos tomamos tres cervezas cada uno, acompañadas de calamares, boquerones fritos y patatas bravas.
Cuando volvimos el metal ya se había endurecido, tanto el del crisol como el del molde. Hábilmente sacó el talismán de la madera haciendo palanca, yo lo cogí y comencé a pasar los bordes por encima de una piedra para lijarlo, no quería que quedase ninguna rebaba que pudiera cortar. Como tenía que hacer el dibujo y grabarlo mi amigo me dejó dos buriles, uno para marcar lo que quería poner (era más fino) y el otro más grueso para darle más anchura a la grabación, y para tenerlo apoyado mientras realizaba la operación me llevé la madera.
En casa dibujé una estrella de seis puntas, con la ayuda de un semicírculo fui marcando los puntos de la estrella, para ello empleé un lápiz, luego con la ayuda de una regla marqué las líneas. Había escogido la Estrella de David cómo protección y estando dentro de un círculo pasaba a ser el Sello de Salomón.
Según lo que había leído este sello tenía un sentido mágico y se usaba para ahuyentar a los malos espíritus entre otras cosas, los alquimistas lo usaban para representar la conexión entre el cielo y la tierra, también se usaba como protección y yo había visto en algunas tiendas medallones con el dibujo.
Fue fácil hacer la grabación en el talismán, al terminar me sentí bien por dentro por haberlo realizado, claro que sin la ayuda de mi amigo no habría podido hacerlo. Lo envolví en un pañuelo azul que tenía.
El lunes al salir del trabajo pasé por una joyería, compré una cadena de plata y también un pequeño eslabón. Cuando llegué por la noche a casa después de la universidad, abrí el eslabón y lo puse en el talismán, después le pasé la cadena. Ya tenía listo el regalo para Sonia.
El miércoles cuando nos encontramos (no la había visto en toda la semana), no la vi tan lozana como siempre, pero me abstuve de decírselo.
-Hola, ¿cómo estás?-, le dije.
-Cansada, llevo varios días en casa, no me encuentro bien, el día siguiente de estar contigo lo pasé la mar de bien, me encontraba de maravilla, pero el viernes que quería ir a la cafetería a verte y desayunar contigo no pude, me entró un mal de estómago que me ha durado todos estos días, hoy he venido por verte y además porque no puedo estar todos los días encerrada en casa y con malestar.
-Lo siento, en estos casos lo mejor es beber bebidas isotónicas, llevan los nutrientes necesarios para mantenerte si no puedes con alimentos sólidos.
-Tienes razón, lo haré, estos días he estado a base de infusiones y agua.
Nos sentamos en unos bancos y continuamos charlando.
-Tenías que haberte quedado en casa, ¿cómo has venido?-, le pregunté.
-Mi madre me ha traído, le he dicho que necesitaba ver gente y distraerme, me recogerá en una hora, ya le diré que me compre esa bebida que me has dicho.
En casa había hecho un sobre con papel pinocho doble para el talismán y la cadena.
Saqué el sobre de mi chaqueta y se lo di.
-Toma, esto es para ti.
Abrió el sobre y sacó el objeto, se lo quedó mirando asombrada.
-Gracias, pero ¿qué es?
-Es un talismán para protegerte, tan sólo yo lo he tocado y ahora tú, según lo que he leído no dejes que nadie te lo toque, este fin de semana con la ayuda de un amigo lo he podido hacer, antes de ponértelo tienes que pensar que es un escudo y que para ese fin está hecho. Hay más métodos, como el dejarlo al relente durante tres días y tres noches o dejar que una persona en la que confíes, tipo vidente, tipo sanador la magnetice con sus manos.
-Gracias- volvió a repetir, sus ojos se llenaron de lágrimas y yo no sabía qué hacer.
-Es lo más bonito que me han regalado y lo has hecho tú para mí.
Acto seguido se lo puso, la cadena que escogí era un poco más larga de lo normal, no deseaba que se viera, tan sólo que la llevará bien guardada a recaudo de las miradas y sobre todo de las personas que alargan la mano para tocar.
-Si alguien lo toca, tendrás que limpiarlo con agua y sal, así lo pone en los textos que he leído, que han sido unos cuantos.
Continuamos charlando sobre música, de qué sitios nos gustaba más en vacaciones, el mar, la montaña y sin darnos cuenta se nos pasó la hora.
Al despedirnos le sugerí que se quedase en casa unos días más, hasta que se encontrase mejor, y ya sabía dónde encontrarme si me necesitaba.
Me miró, asintió con la cabeza, sonrió, vi cómo le brillaban los ojos  y me dio un beso en los labios.
Yo me quedé clavado como un poste viendo cómo se alejaba, mientras saboreaba su beso y la sensación de haber ayudado a alguien...