lunes, 4 de marzo de 2013

La maciza.

-Pero ¿cómo la aguantas? Deja ya de tratar de intimar con ella, ¿no ves que te ignora?
-He de insistir, estamos hechos para complementarnos, es con quien puedo pasar mi existencia. Ansío estar con ella. Es maciza.
-Eres una maneta tonta, es una puerta brindada, no maciza –le dijo una mirilla.